El Niño Jesús de Praga

En uno de los barrios más antiguos del centro histórico de Praga, en Malá Strana (Ciudad Pequeña), está ubicada la Iglesia de Santa María de la Victoria de la Orden de los Carmelitas Descalzos con el Monasterio del Niño Jesús de Praga. El nombre del actual monasterio se deriva de la estatua del Niño Jesús, donada a la comunidad de los Carmelitas por la noble princesa Polixena de Lobkowicz en 1628.

La estatua proviene de España y fue llevada a Bohemia por la mamá de Polixena, duquesa española María Manrique de Lara, que la recibió como regalos de bodas en 1556 de su madre Isabel. El regalo de la princesa Polixena estuvo en línea con el deseo del P. Prior que, como nos informa la crónica, quería la estatua del Niño Jesús en el oratorio para que los religiosos recordaran el aviso de Jesús: Si no os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos.

Aprenda más acerca del Niño Jesús de Praga ►

Oración

del Santo Padre Benedicto XVI al Niño Jesús de Praga

Señor Jesús,
te vemos niño
y creemos que eres el Hijo de Dios,
hecho hombre por obra del Espíritu Santo
en el seno de la Virgen María.

Como en Belén
también nosotros con María, José,
los Ángeles y los pastores
te adoramos y reconocemos
como único Salvador nuestro.

Te hiciste pobre
para hacernos ricos con tu pobreza:
concédenos no olvidarnos nunca
de los pobres ni de ninguna persona que sufra.

Protege a nuestras familias,
bendice a todos los niños del mundo
y haz que reine siempre entre nosotros
el amor que nos has traído
y que hace la vida más feliz.

Concédenos a todos, ¡oh Jesús!,
que reconozcamos la verdad de tu Nacimiento
para que todos sepan
que has venido a traer
a toda la familia humana
la luz, la alegría y la paz.

Tú que eres Dios y vives y reinas con Dios Padre,
en la unidad del Espíritu Santo,
por los siglos de los siglos.

Amén.